La cerveza es la bebida más popular en España cuando se habla de ir de bares y terrazas. Son más de 35 millones los hectolitros consumidos al año de esta bebida en nuestro país, y es el verano y los meses de buen tiempo y calor cuando el consumo de cerveza se dispara aún más. Existen muchos mitos y falsas creencias alrededor de ella y también un puñado de curiosidades que muchos desconocen, tal y como informan desde Infosalus, en referencia a unos datos recopilados por el Centro de Información Cerveza y Salud (CICS).

-El mito de la barriga cervecera:
La cerveza es baja en calorías. La ‘barriga cervecera’ es uno de los mitos más extendidos en cuanto a alimentación se refiere, pero lo cierto es que la cerveza es una de las bebidas menos calóricas, con una media de 45 Kcal/100ml, una cifra que baja a las 17 Kcal/100ml en el caso de la variedad sin alcohol. Tomar 2-3 cañas diarias si eres hombre, 1-2 si eres mujer, no solo no engorda sino que además puede tener beneficios para la salud.
– ¿De dónde procede su característico sabor?
Está en el lúpulo. Junto al agua y la cebada, el lúpulo es uno de los tres ingredientes naturales de la cerveza y le da ese toque amargo, además de aroma y protección frente a bacterias. La fermentación marca la diferencia: todas las cervezas se pueden dividir en dos grandes grupos, según su proceso de fermentación. Las que se fermentan a bajas temperaturas pertenecen a la categoría lager, son más ligeras y suelen ser espumosas y suaves. En esta familia encontramos desde las rubias más claras a las tostadas de tipo extra o las negras. Por otro lado, las que se someten a procesos de fermentación con temperaturas más altas se denominan ale, tienen aromas más afrutados y tienden a ser más cremosas y oscuras, como las cervezas de trigo, abadía, trapenses o la negra stout. La cerveza es, sobre todo, agua: hasta en un 95%, lo que estás bebiendo en una caña es, sobre todo, agua.
– ¿Por qué conviene tomar una caña tras un entrenamiento?
La cerveza posee maltodextrinas, que favorecen la recuperación del agua perdida tras una dura sesión de entrenamiento. Rica en antioxidantes: contiene gran cantidad de polifenoles, antioxidantes con un gran poder para capturar radicales libres, además de en ácido fólico y vitaminas del grupo B (B1, B2 y B12). Esto puede ayudar a retrasar (o evitar) la aparición de enfermedades degenerativas. Buena para el corazón: su consumo moderado aumenta los niveles en sangre de HDL (‘colesterol bueno’), lo que se asocia a un menor riesgo de cardiopatías isquémicas y a una mayor protección frente a enfermedades cardiovasculares.
Otras curiosidades:
– Aparte de las ventajas para la salud, existen otros datos curiosos sobre el consumo de cerveza: España, donde más cerveza sin alcohol se bebe: cerca del 15% de la cerveza total consumida en España es sin alcohol, lo que convierte a nuestro país en el que más consume de este tipo en toda Europa.
– ¿Desde cuándo el ser humano consume cerveza? Hallazgos arqueológicos sitúan su origen en la antigua Sumeria hace más de 6.000 años. Por lo que se refiere a España, vestigios encontrados en la cueva de Can Sadurní, en la provincia de Barcelona, datan su consumo desde el año 3.000 A.C.

Fuente: http://www.20minutos.es